jueves, 26 de mayo de 2016

Adéu a la carretera de Polinyà

Es cert que el projecte que se’ns presenta, per part de l’Ajuntament, sense dubte, millorarà l’espai d’aquesta part del poble. En principi, seran els ciutadans qui guanyaran als cotxes i no com ara.
Ara bé. Dit això, no es menys cert, que estem en una crisis, que pel que sembla, ha vingut per quedar-se i que la nostra gent, ho està passant molt malament.
Hi ha gent que viu amb una situació molt precària. Les dades diuen, que un de cada cinc persones es troben en risc de pobresa. Es pot donar el cas, que la gent que ho passa tan malament, vegi aquest projecte com un enemic. Que vexi que per culpa del projecte no se li atendrà com cal. I es que un milió de euros per gastar en aquesta obra, son molt diners en aquets moments.
Un tema que vull exposar, es que ja que fem un projecte d’aquesta envergadura,  no entenc que no contempli un carril bici. Cada vegada mes, a totes les poblacions i mes quan es una obra nova, aquest tema es te molt en compta.
La situació mediambiental aconsella i hem de sensibilitzar molt al ciutadà en l’ús de mitjans de comunicació. Que no contamini i a la vegada es promou l’esport i una vida més sana.
I no només el tram que s’està projectant, també, hauria de tenir continuïtat en un futur proper a tota la travessia del poble.

Com usuari de la bici, trobo a faltar aquesta qüestió.

jueves, 29 de octubre de 2015

Garzón crida a les forces democràtiques a buscar una sortida dialogada sense exclusions al conflicte català


El candidat d'IU a la Presidència del Govern remet una carta als candidats dels principals partits en què exposa aquesta iniciativa

El candidat d'Esquerra Unida a la Presidència del Govern, Alberto Garzón, ha remès avui una carta als candidats de les principals forces democràtiques per buscar una sortida dialogada sense exclusions al conflicte català.


A CONTINUACIÓ S'INCLOU EL TEXT ÍNTEGRE DE LA CARTA

Crida a les forces democràtiques

Per un procés constituent alternatiu a Europa

Les classes populars dels Estats europeus estem sent víctimes de la crisi econòmica i de la gestió neoliberal dels nostres governs. Els costos econòmics i socials estan sent assumits per la majoria social treballadora i per les persones que es troben excloses dels mecanismes de protecció de l'Estat. Alhora, els partits que representen a les oligarquies econòmiques s'han servit de les seves posicions de govern per saquejar els comptes públics i debilitar els instruments de solidaritat de l'Administració Pública, lucrant-se ells i les seves famílies sense que de moment hi hagi les merescudes conseqüències jurídiques.

Més preocupant encara, l'aplicació de les polítiques dutes a terme pels diferents governs europeus està consolidant un model de societat profundament lesiu per als drets conquerits per les classes populars així com per al futur de la majoria social. Portem anys patint un veritable procés constituent dirigit per les oligarquies europees que consisteix a desmantellar les conquestes socials i l'Estat Social, per tal d'adaptar les nostres institucions a les necessitats d'aquest capitalisme salvatge en crisi.
En aquest context, les classes populars de les nostres societats enfrontem greus i importants reptes d'índole social, econòmica i ecològica que només podran ser resolts des de la col·laboració i la cooperació. Apostem per la construcció d'espais jurídics comuns que ens permetin multiplicar les energies amb les que superar aquestes dificultats i poder aspirar a la construcció d'una societat amb justícia social.

En conseqüència, fem una crida a totes les forces democràtiques compromeses amb una sortida política dialogada i negociada al conflicte entre Catalunya i l'Estat espanyol a constituir de forma immediata d'una Mesa de Diàleg que tingui almenys els següents punts de debat:

   - Fórmula per facilitar una consulta a Catalunya, amb totes les garanties democràtiques i legals, que permeti al poble català opinar lliurement sobre el seu futur com a nació.

   - Model d'Estat Federal dins del qual les classes populars dels diferents pobles d'Espanya puguin cooperar en la recerca d'una sortida social i justa a la crisi econòmica actual i per enfrontar els reptes del futur.


   - Full de ruta per a un procés constituent republicà, federal i progressista per al conjunt de l'Estat i d'Europa.

viernes, 23 de octubre de 2015

ALBERTO GARZÓN RESPONDE A 50 PREGUNTAS SOBRE EL TTIP

ALBERTO GARZÓN RESPONDE A 50 PREGUNTAS SOBRE EL TTIP

1. ¿Qué es un tratado de libre comercio? (EL TTIP)

 Un tratado de libre comercio es un acuerdo que se firma entre dos o más países y que tiene como objetivo ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países firmantes.
 Para ello se busca la reducción o eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias que existen en un determinado momento entre espacios económicos.
 Es decir, busca la reducción o eliminación de los impuestos a la importación y de la regulación relativa a la comercialización internacional de bienes y servicios.
 Cuando el acuerdo se firma entre dos países es conocido como acuerdo bilateral mientras que cuando se firma entre más de dos países se denomina acuerdo multilateral.
 En el mundo hay más de 3.000 acuerdos internacionales de inversión, la mayoría de ellos bilaterales.

 2. ¿Cuándo se ha empezado a negociar el tratado entre EEUU y la UE?

 El 28 de noviembre de 2011 durante encuentro entre líderes europeos y estadounidenses se creó el Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre Empleo y Crecimiento (HLWG, por sus siglas en inglés).
 Este grupo tenía como objetivo estudiar las políticas necesarias para incrementar el comercio y la inversión entre EEUU y la UE, haciendo recomendaciones a los diferentes gobiernos.
 En junio de 2013 la Unión Europea y los Estados Unidos anunciaron el inicio de negociaciones para llegar efectivamente a un Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), también conocido simplemente como Tratado de Libre Comercio (TLC). Las conversaciones comenzaron finalmente durante el mes de julio de 2013, y se prevé que se pueda aprobar finalmente durante 2014.

 3. ¿Por qué no me he enterado antes?

 Aunque la Comisión Europea ha insistido en que la negociación es transparente, lo cierto es que el proceso de negociación es prácticamente secreto.
 No se conocen detalles concretos de las negociaciones y sólo algunos documentos filtrados desde las propias instancias europeas han permitido ir desgranando los pilares del futuro acuerdo.
 El negociador principal de la parte europea reconoció en una carta pública que todos los documentos relacionados con las negociaciones estarían cerrados al público durante al menos treinta años.
 Concretamente aseguró que esta negociación sería una excepción a la Regla 1049/2001 que establece que todos los documentos de las instituciones europeas han de ser públicos.
 Asimismo, el comisario De Gucht aseguró en el Parlamento Europeo que la negociación del TTIP debía tener grado de confidencialidad y negó la función de negociación al Parlamento. Lo que supone un ataque más a la ya escasa democracia en el seno de la Unión Europea.

 4. ¿Entonces, qué principio guía la redacción del documento?

 Son los intereses económicos de las multinacionales los que están dictando las negociaciones.
 De hecho, la Comisión Europea se embarcó en más de 100 encuentros cerrados con lobistas y multinacionales para negociar los contenidos del tratado.
 La Comisión Europea tuvo que reconocer esos encuentros a posteriori, y más del 90% de los participantes resultaron ser grandes empresas[3].

 5. ¿Quién apoya este TTIP en España?

 Dado que no hay debate público, es muy difícil conocer la opinión de la ciudadanía o de las organizaciones civiles. Sin embargo, la mayoría de los partidos del Congreso de los Diputados sí se han posicionado ya.
 El acuerdo firmado en junio de 2013 entre el Partido Popular y el Partido Socialista en el Congreso recogía una petición expresa al Gobierno para «apoyar un rápido comienzo de las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea ambicioso y naturalmente beneficioso».

 6. Al menos podremos votar los ciudadanos…

 No, dado que la aprobación final del TTIP corresponde al Parlamento Europeo. Sólo en caso de que las autoridades nacionales quisieran consultar a sus ciudadanos podríamos participar de forma directa en la decisión.
 Sin embargo, el 6 de mayo de 2014 el Congreso de los Diputados rechazó la convocatoria de un referéndum sobre el TTIP, como proponía Izquierda Unida, con los votos en contra de PP, PSOE, CIU, PNV y UPyD.

 7. ¿Son muy altas las barreras arancelarias entre EEUU y la UE?

 No. La propia Comisión Europea ha reconocido que «las relaciones económicas entre los Estados Unidos y la Unión Europea pueden ser consideradas entre las más abiertas del mundo».
 Asimismo, la Organización Mundial del Comercio ha estimado que las tarifas promedio rondan el 3,5% en Estados Unidos y el 5,2% en la Unión Europea. Estamos hablando de niveles extraordinariamente reducidos.

 8. ¿Entonces qué se busca con el TTIP?

 La Comisión Europea considera que «las medidas regulatorias constituyen el mayor obstáculo para incrementar el comercio y la inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea».
 Así, el propósito no es la reducción de los ya bajos niveles arancelarios sino la modificación de la regulación existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios económicos, favoreciendo únicamente a las grandes empresas transnacionales que son las únicas interesadas.

 9. ¿De qué tipo de regulación estamos hablando?

 Se trata de la regulación relacionada con el control sanitario de determinados productos, con los estándares medioambientales, con los convenios laborales, con la propiedad intelectual e incluso con la privatización de servicios públicos.
 Se argumenta que estas normas suponen costes adicionales para las empresas, todo lo cual sería una pérdida de potencial económico para las distintas economías.

 10. ¿Y cómo afectaría un TTIP al crecimiento económico y el empleo?

 Según informes económicos favorables al acuerdo, el TTIP crearía en EEUU y UE hasta dos millones de nuevos puestos de trabajo y estimularía el crecimiento económico incluso un 1% anual.
 Sin embargo, el propio informe de la Comisión Europea apunta a un posible crecimiento económico del 0,1% anual en uno de las mejores escenarios posibles. Por otro lado, la Comisión Europea también señala entre los beneficios de este Tratado la bajada de precios.

 11. Menos es nada. ¿Son creíbles esas predicciones?

 En absoluto, dado que se han extraído de modelos econométricos que dependen de unas hipótesis poco realistas. Siempre es posible torturar los modelos estadísticos y los propios indicadores para que nos digan lo que queremos. Es mucho más riguroso basarse en la experiencia pasada de tratados similares que en esbozar milagros sobre el papel.

 12. ¿Hay experiencias pasadas que sean equiparables?

 Sí, por ejemplo el conocido como Acuerdo de Libre Comercio de Norte América (NAFTA, por sus siglas en inglés). Cuando se firmó por Canadá, Estados Unidos y México en 1993 se anunció que crearía un total de 20 millones de empleos.
 Pasado el tiempo la propia Cámara de Comercio de EEUU ha reconocido que tal promesa no se materializó.
 De hecho, las estimaciones independientes más razonables apuntan a que finalmente hubo una pérdida neta de empleos cercana al millón de personas debido a las deslocalizaciones.

 13. ¿Es posible que el TTIP destruya puestos de trabajo?

 Por supuesto, y de hecho incluso la Comisión Europea asume que va a ocurrir. Lo que sucede es que la Comisión considera que será un efecto parcial circunscrito a algunos sectores económicos y zonas geográficas y que será compensado por efectos positivos en otros sectores económicos y regiones.
 También algunos pensadores liberales sostienen que los efectos perjudiciales sobre el empleo serán compensados por el desplazamiento productivo hacia líneas de actividad más eficientes.

 14. Entonces… ¿aumentar la oferta de bienes y servicios va a crear empleo en España?

 No. Nuestro problema no es la oferta sino la demanda. Si nuestros ingresos y rentas disponibles son menores, lógicamente compramos menos. Es decir, cada vez somos más pobres y no se incrementan las ventas.
 Por lo tanto, lo que se va a producir es un trasvase de ventas desde las empresas locales hacia las grandes empresas que son las pueden mantener estructuras de costes y precios reducidos a lo largo del tiempo hasta que hayan logrado eliminar a la competencia local.
 
15. ¿Quiere decir eso que se destruirán empresas y sectores? 

Efectivamente. Cuando se amplían los mercados la competencia se incrementa y las empresas nacionales se ven obligadas a competir con las extranjeras.
 Y en esa pugna acaban victoriosas las empresas más competitivas. Todas las que no puedan competir y ofrecer precios más bajos tendrán que desaparecer junto con todos sus puestos de trabajo.
 De hecho, la Comisión Europea ha reconocido que la ventaja competitiva de algunas industrias estadounidenses generarán un notable impacto negativo en sus homólogas en la Unión Europea, pero asume que los gobiernos tendrán fondos suficientes para mitigar los costes que ello genere.

 16. ¿Cómo se verá afectada la agricultura europea?

 El modelo agrario europeo es muy diferente al estadounidense, tanto en su organización como sobre todo en su tamaño. En EEUU hay 2 millones de granjas, mientras que en la Unión Europea hay 13 millones. En promedio una granja estadounidense es 13 veces más grande que una europea, lo que permite a las empresas estadounidenses competir en mejores condiciones.
 Por eso los agricultores europeos están tan preocupados: la amenaza de una concentración de poder y riqueza en el sector es muy alta.

 17. ¿Mayor concentración?

 Sí, el efecto final de un proceso como el descrito es siempre un aumento de la concentración y centralización de las empresas. Dicho de otra forma: el pez grande se come al pez chico.
 El TTIP implicará un duro golpe a la mayoría social del tejido empresarial europeo, que está constituido en su 99% por pequeñas y medianas empresas.
 Hasta ahora, los desarrollos normativos en los distintos países de la Unión Europea buscaban equilibrar las condiciones en el juego de la economía de mercado defendiendo a las pequeñas empresas para que tuvieran la oportunidad de competir en igualdad de condiciones con las grandes.
 Con el TTIP este equilibrio se rompe para inclinarse la balanza a favor de las grandes corporaciones.

 18. ¿Y ello conducirá a una UE más homogénea?

 No, lo que es más probable es que se produzca una ampliación de la brecha centro-periferia que ya existe en la Unión Europea.
 La estructura productiva de los países de la periferia (Portugal, Grecia, España…) está mucho menos desarrollada y es mucho menos competitiva, de modo que una mayor competencia proveniente de las empresas estadounidenses será un golpe mortal a las frágiles industrias de la periferia europea.
 Además, no sólo se conducirá hacia una UE menos homogénea, sino que la brecha entre economías ricas y pobres, entre el norte y el sur, a escala mundial no haría más que aumentar. Dicho de otro modo, el norte se alía con el norte.

 19. ¿Supone eso el fin de las posibilidades de reindustrialización? 

Sí, porque se establece una camisa de fuerza que limita enormemente la capacidad de desarrollar una industria propia y competitiva para los gobiernos de las economías menos desarrolladas. Al fin y al cabo, los países que primero se industrializaron lo hicieron a través de medidas totalmente contrarias a las apuntadas por los tratados de libre comercio.

 20. ¿Es eso cierto? ¿Es posible el desarrollo sin libre comercio?

 Por supuesto. Como afirma el trabajo del reputado economista Ha-Joon Chang, «los consejos dados a los países en desarrollo durante las dos últimas décadas no sólo han sido básicamente erróneos sino que también ignoran la experiencia histórica de los propios países industrializados cuando se esforzaban por alcanzar el desarrollo».
 Concretamente, los países que primero se desarrollaron lo lograron a través de políticas de protección a la industria naciente y subsidios a la exportación, hoy prácticas consideradas muy negativas por los organismos internacionales.

 21. ¿Significa eso estar en contra del comercio?

 En absoluto. El comercio es muy positivo para las relaciones económicas y sociales, pero debe enmarcarse en un conjunto de reglas que impidan la concentración de poder y riqueza o la vulneración de los derechos humanos.
 El propio Adam Smith, a menudo símbolo del capitalismo industrial, fue partidario de establecer topes al libre comercio al percibir que un mercado desenfrenado y carente de la acción del Estado podía atacar la esencia humana.

 22. ¿Entonces por qué se nos recomienda medidas erróneas? 

El economista alemán Friedrich List lo resumió con una metáfora. Según él, «un ardid muy común e inteligente que practica quien ha alcanzado la cumbre de la grandeza es retirar la escalera por la que ha trepado para impedir a otros trepar tras él».
 Ello quiere decir que los países más desarrollados, que tienen industrias de alto valor añadido muy competitivas recomiendan al resto la apertura de fronteras comerciales porque saben que la victoria de sus empresas está asegurada.
 El propio List ya apoyó la idea según la cual «en presencia de países más desarrollados, los países [económicamente] atrasados no pueden desarrollar nuevas industrias sin contar con la intervención estatal, especialmente con protección arancelaria».
 Dicho de otra forma, en ese terreno de juego será imposible para España encontrar otro modelo productivo sostenible y equilibrado.

 23. ¿Y qué pasará durante la lucha competitiva entre las empresas?

 Cuando varios países abren sus fronteras para crear un mercado común de bienes y servicios se da un fenómeno de competencia hacia la baja o carrera hacia el fondo en el que se desploman los estándares laborales, los medioambientales e incluso los democráticos.
 Eso es lo que supondrá la aprobación del TTIP. Aunque la retórica oficial de la Comisión Europea habla de «armonización de la regulación», se trata en realidad de un proceso en el que la igualación viene dada a la baja.
 Así, se habla de un proceso de mínimo denominador común en el que el resultado de la armonización será la igualación al nivel de la regulación más laxa.

 24. Entonces, ¿pueden verse afectados los derechos laborales?

 Sí. EEUU se ha negado a ratificar convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), incluyendo aquellos que se refieren a la libertad de asociación y a las prácticas sindicales.
 Su legislación -irónicamente llamada derecho al trabajo- es en realidad una legislación contra la negociación colectiva y el sindicalismo, y ha modelado en EEUU un sistema de competencia a la baja en materia laboral entre los Estados.
 Todos pugnan por atraer inversiones internacionales y nacionales por la vía de reducir aún más las condiciones laborales. Una igualación de la regulación hacia el sistema estadounidense es compatible con la cruzada que la Comisión Europea ha iniciado contra los salarios y el peso salarial en la renta.
 El TTIP podría servir de catalizador del acercamiento de las normas laborales europeas a los estándares estadounidenses. Una generalización de la carrera hacia el fondo.

 25. ¿Y a qué tipo de trabajo conducen estas normas?

 En un escenario de incremento de la competencia, y en el que opera una tendencia de carrera hacia el fondo, el trabajo se va precarizando cada vez más y se disipan las posibilidades de un trabajo indefinido o estable. Las empresas siempre estarán dispuestas a deslocalizarse hacia las regiones donde se den menos salarios y costes laborales –entre los cuales cabe incluir los derechos laborales-, de tal forma que la amenaza es permanente.
 Esa amenaza, junto con la del desempleo, presiona a la baja todos los estándares. Incluido el del salario, cuestión que ya teorizaron los economistas clásicos (Marx, Ricardo, Smith) al hablar de una tendencia hacia el salario de subsistencia, esto es, hacia un nivel verdaderamente ínfimo.

 26. ¿Significa eso que habrá nuevas reformas laborales?

 Efectivamente. Una vez aprobado el TLC todos los Gobiernos tendrán que adaptar sus normativas nacionales a los nuevos acuerdos internacionales, lo cual implicará una nueva ola de reformas laborales, financieras, fiscales, etc. que sirva a esa armonización regulatoria propuesta en el tratado.

 27. ¿Van a pagar las empresas menos impuestos?

 Las grandes empresas ya tienen mecanismos para eludir el mayor pago de impuestos posibles. Los aranceles se repercuten al consumidor final de los bienes o servicios.
 La eliminación de los mismos suponen una merma en los ingresos públicos de los Estados, que podrían destinarse para compensar el impacto ecológico de la actividad económica o los costes sociales de las deslocalizaciones empresariales.

 28. ¿El tratado también regulará el sector sanitario?

 Toda la regulación está sujeta a ser modificada por el tratado, pero los negociadores de Estados Unidos han señalado particularmente a la regulación sobre sanidad y productos fitosanitarios como principales objetivos a armonizar.
 Y es que la regulación de la Unión Europea en esta materia está mucho más desarrollada y es más rígida que la de Estados Unidos, razón por la cual una armonización a la baja será especialmente lesiva para los ciudadanos europeos.

 29. ¿Eso quiere decir que estará en riesgo mi salud?

 Muy probablemente. La Unión Europea utiliza actualmente un principio de precaución que impide que determinados productos puedan comercializarse a pesar de que no haya suficiente investigación científica que revele su peligrosidad.
 El sistema funciona porque son las empresas las que tienen que demostrar que sus productos no representan un problema para la salud del consumidor. Y ese proceso es largo, lo que los empresarios estadounidenses consideran que es un coste que hay que evitar.

 30. ¿Y si finalmente se produce esa armonización?

 Pues entre otras cosas los supermercados europeos se inundarán de productos que son habituales en Estados Unidos y que sin embargo a día de hoy están prohibidos en la Unión Europea por motivos sanitarios o ecológicos.
 Por ejemplo, el 70% de toda la comida vendida en Estados Unidos contiene ingredientes modificados genéticamente, algo impensable actualmente en la Unión Europea.

 31. ¿Y por qué a día de hoy están prohibidos tantos productos?

 En las décadas de los ochenta y noventa la Unión Europea introdujo restricciones a la importación de muchos productos estadounidenses por motivos de salud.
 Por ejemplo, las granjas estadounidenses suelen incrementar su productividad a través de la implantación a los animales de hormonas que les hacen engordar y crecer más rápido.
 Dichas hormonas, aplicadas sobre las reses o los pollos, están bajo sospecha tras vincularse con la proliferación del cáncer en humanos. Por eso la Unión Europea ha bloqueado sistemáticamente tantas importaciones, a pesar de las duras críticas de la industria estadounidense.

 32. ¿También el medio ambiente se verá afectado?

 Sí, y no sólo porque la regulación medioambiental será modificada sino también porque el incremento del volumen de intercambio de bienes y servicios afectará al medio ambiente.
 La propia Comisión Europea prevé un incremento de hasta 11 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera, lo que obviamente contraviene todos los protocolos internacionales de medio ambiente.
 Si finalmente se incrementa el comercio, se incrementarán también los recursos materiales, hídricos y energéticos necesarios para su producción, así como residuos, emisiones y desechos. Eso sí, en un alarde de hipocresía y economicismo, la Comisión Europea espera que «las ganancias asociadas con el incremento del comercio sean en principio suficientemente grandes como para pagar los costes necesarios para la disminución de la polución».
 Pero cabe advertir que la lógica monetarista y de mercado son ineficaces para dar solución a los problemas ecosistémicos, ya que éstos se rigen bajo otros principios.

 33. Y la armonización de la regulación medioambiental, ¿cómo afectará? 

De la misma forma que ocurría en el aspecto sanitario, con una armonización a la baja y la ruptura del principio regulatorio de precaución que actualmente usa la Unión Europea. Por ejemplo, hoy en día la Unión Europea bloquea más de 1.200 sustancias que se utilizarían en cosméticos, mientras que Estados Unidos sólo bloquea poco más de diez. Además, la armonización de la regulación sobre prácticas que dañan al medio ambiente podría abrir la puerta al fracking en Europa.

 34. ¿Qué es el fracking? 

Esta práctica permite extraer gas o petróleo del subsuelo pero dejándolo prácticamente inutilizable y plagado de sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas. Además, es un proceso vinculado a la generación de terremotos de diferente magnitud.
 De ahí que esta práctica esté siendo frenada legislativamente en la Unión Europea, algo criticado duramente por las grandes empresas y por sus partidarios.
 Y es que las grandes empresas estadounidenses de exportación de gas y petróleo están buscando formas de superar la normativa europea respecto a la fracturación hidráulica (fracking) para poder incrementar sus beneficios.
 El primer ministro del Reino Unido, sin ir más lejos, denunció que la legislación europea permitía que «nuestros competidores vayan por delante de nosotros en la explotación de estos recursos».

 35. ¿Qué ocurrirá con la propiedad intelectual?

 El Tratado incluirá disposiciones para promover los llamados derechos digitales, es decir, supuestamente para proteger a las empresas de la piratería digital. Pero en realidad esto puede suponer la restricción del acceso al conocimiento y la puesta de obstáculos a la innovación.

 36. Eso me suena… ¿no se debatió ya en el Parlamento Europeo?

 Efectivamente, el TTIP busca recuperar el espíritu del Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por sus siglas en inglés).
 Aquel acuerdo fue debatido y felizmente rechazado en el Parlamento Europeo en el año 2012, pero las grandes empresas y sus lobbies no se han rendido y buscan ahora incluir los aspectos fundamentales dentro del TLC.

 37. ¿Y cómo afectará a los ciudadanos esa inclusión? 

Hay que recordar que en Estados Unidos las grandes empresas pueden acceder sin límites a toda la información privada de sus clientes. Así, empresas como Facebook, Google o Microsoft tienen capacidad de utilizar esa información como deseen.
 Sin embargo, en la Unión Europea hay límites que protegen ese espacio personal. ACTA y ahora el TLC buscan romper esa regulación europea para armonizarla con la falta de límites de Estados Unidos.
 Y ello incluye la posibilidad de que los proveedores de internet puedan dar toda la información -incluido el historial de navegación- a los gobiernos y grandes empresas.
 En definitiva, con la excusa de querer proteger los derechos de propiedad intelectual de las grandes empresas se vulneran claramente los derechos individuales de los ciudadanos.

 38. ¿Y eso afecta a las medicinas?

 Exacto, pues el TLC busca reforzar los derechos de propiedad intelectual. Y ello incluye el fortalecimiento de las patentes de las empresas farmacéuticas.
 Esta política supone un mayor coste para los presupuestos públicos en sanidad, retraso en la incorporación de genéricos y mayor coste de los medicamentos para los hogares.
 Hay que recordar que cuando un medicamento con patente compite con un medicamento genérico se produce una disminución del precio de los medicamentos en cuestión, todo lo cual beneficia no sólo a los hogares sino también a la administración pública.

39. ¿Y a los servicios públicos?

El Tratado alcanza a todos los sectores de la economía, incluido el sector público. Muchos de los sectores públicos en Europa son fundamentalmente privados en Estados Unidos, y existe la amenaza real de que las grandes empresas estadounidenses vean Europa como un gran mercado para su expansión.
 Al coincidir esto con las políticas de austeridad promovidas por la Comisión Europea, hay un riesgo más que evidente de que el deterioro de la calidad de los servicios públicos sea la excusa de una futura ola de privatizaciones en numerosos sectores públicos. Ello apunta a una reducción del Estado y su capacidad de intervenir en la economía.

 40. Eso interpela a la democracia… 

Sí. La democracia en su definición procedimental implica una serie de reglas que permiten a los ciudadanos elegir a los representantes que tomarán las decisiones políticas.
 Pero entre los requisitos previos se encuentra asimismo la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, que es en quienes reside la soberanía nacional.
 Sin embargo, este tratado de libre comercio atenta directamente contra este requisito al conceder una mayor protección legal a las grandes empresas que a los propios ciudadanos o a los Estados.

 41. ¿Quiere decir que las grandes empresas se sitúan por encima de los Estados?

 Desgraciadamente así es, dado que el TLC incluirá una cláusula de protección de los inversores extranjeros (conocida como Investor-State dispute settlement, ISDS) que permitirá a las multinacionales demandar a los Estados cuyos gobiernos aprueben leyes que afecten a sus beneficios económicos presentes o futuros.

 42. ¿Entonces el TTIP estará por encima de la Constitución de cada país?

 Sí, será como una supraconstitución. Y los tribunales internacionales de arbitraje, que no están constituidos por jueces independientes, tendrán un nivel judicial más alto que los tribunales nacionales.
 Así, un Estado puede ser condenado por un tribunal internacional por haber vulnerado los posibles beneficios de una multinacional.
 Pero además las grandes empresas pueden obviar los tribunales locales y directamente demandar a los Estados a través de tribunales internacionales, algo que ningún ciudadano puede hacer.

 43. ¡Eso ni en la ciencia ficción!

 Ojalá sólo fuera parte de una novela distópica. Pero la realidad es que estas cláusulas y los tribunales internacionales de arbitraje ya existen en el mundo desde hace mucho tiempo, pues han llegado de la mano de muchos otros tratados de libre comercio. Lo que sucede es que esta vez llegan a la Unión Europea de una forma mucho más clara.

 44. ¿Y ya hay empresas que hayan demandado a los Estados?

 Sí, por ejemplo la multinacional estadounidense Phillip-Morris ha demandado a Uruguay por 2.000 millones de dólares por haber puesto alertas sanitarias en las cajetillas de tabaco.
 Otra multinacional como Vattenfall ha demandado a Alemania por 3.700 millones de dólares por haber apagado sus centrales nucleares.
 Otra como Lone Pina ha demandado a Canadá por 250 millones de dólares canadienses por la moratoria de fracking que aprobó el Gobierno de Quebec.

 45. ¿Se han dado sentencias condenatorias contra los Estados?

 Hay muchos ejemplos. Ecuador fue sentenciado a pagar 2.300 millones de dólares a la petrolera Occidental Petroleum, por abandonar la construcción de un pozo de petróleo en el Amazonas.
 E incluso Libia tuvo que pagar 900 millones de dólares de ”beneficios perdidos” por un proyecto turístico en el que sólo se habían invertido 5 millones de dólares.

 46. ¿Cuál es la base de esas denuncias que ganaron las multinacionales?

 Fundamentalmente argumentan que las decisiones de los gobiernos les han quitado la expectativa de beneficios futuros. Es decir, se trata de un concepto que se extiende hasta las supuestas ganancias perdidas a causa de determinadas políticas.

 47. Eso quiere decir que los gobiernos están en indefensión… 

Claro, porque el comportamiento de los Gobiernos cambia en la medida que existe una amenaza permanente de demandas multimillonarias por parte de las multinacionales.
 Por ejemplo, el ministro de Salud de Nueva Zelanda anunció el retraso de la aprobación de un pack sanitario hasta que se conociese la sentencia de Phillip Morris contra Australia.

 48. Si un gobierno cambia y quiere aplicar otra política, ¿qué ocurre?

 Pues que es carne de cañón para todas las multinacionales que crean que ese cambio afecta a sus beneficios presentes y futuros.
 El caso paradigmático es Argentina, que tras la crisis de 2001 cambió radicalemente de política económica para intentar proteger a sus ciudadanos y desde entonces ha recibido más de 40 denuncias por parte de multinacionales…

 49. Bueno, los Estados siempre pueden ganar en un juicio…

 Difícilmente en muchos casos. Hay que pensar que las multinacionales cuentan además con gabinetes de abogados especializados en la materia que generalmente están mucho más preparados que los abogados de los propios Estados.
 Pocos Estados se pueden permitir pagar la alta remuneración que reciben los abogados de las grandes multinacionales, y mucho menos mantener un equipo entero especializado en el tema.

 50. ¿Podríamos decir que es un negocio económico en crecimiento? 

Sí, a finales de 2013 había un mínimo de 268 demandas pendientes contra 98 países (UNCTAD). En los noventa sólo había una docena. Se trata de un nuevo negocio en sí mismo, lo que ha hecho que muchas empresas de abogados se hayan especializado y estén dispuestas a litigar por cualquier evento que crean puede servir para sacarle dinero a los Estados, desviándose como consecuencia grandes cantidades de recursos y fondos públicos hacia las grandes empresas, en lugar de dedicarse a los servicios públicos fundamentales que garanticen la vida digna de las personas.
 NOTA DEL ADMINISTRADOR.- Estas respuestas de Alberto Garzón se publicaron hace más de un año en varios medios, cuando se conoció la importancia capital de este Tratado de Libre Comercio (TTIP) entre Europa y EE.UU., cuyas consecuencias serán desastrosas para los pueblos del viejo continente.

 Dado el secretismo que existe en la UE sobre este tema, considero esencial la lectura de este listado de preguntas y respuestas, como asimismo su difusión, para movilizar a la sociedad lo antes posible.

 Alberto Garzón Espinosa

viernes, 16 de octubre de 2015

Sentida cerimònia de comiat a Jordi Miralles

Sentida cerimònia de comiat a Jordi Miralles Familiars, amics, companys de lluita i representants de partits, entitats i moviments socials donen l’últim adéu a l’ex Coordinador General d’EUiA i diputat al Parlament Familiars, amics, representants de partits polítics, entitats i moviments socials, i els seus companys d’EUiA han acomiadat avui Jordi Miralles, qui fou Coordinador General d’Esquerra Unida i Alternativa i diputat al Parlament. En una sentida cerimònia al Tanatori de Les Corts amb l’assistència de prop de 600 persones han donat l’últim adéu a Miralles en una sala que s’ha quedat petita i en la qual han intervingut el Coordinador General d’EUiA, Joan Josep Nuet; el Coordinador Nacional d’ICV, Joan Herrera; així com amics i familiars de Miralles. A l’acte de comiat han assistit membres de partits de tot l’arc parlamentari. A més d’una nodrida representació d’EUiA i d’ICV, hi ha acudit el president del Grup Parlamentari de Catalunya Sí Que es Pot, Lluís Rabell; el Primer Secretari del PSC, Miquel Iceta, l’expresident José Montilla, Marina Geli i Assumpta Escarp; Boi Ruiz i Jordi Turull (CDC), Joana Ortega (Unió) i Antoni Castellà (Demòcrates de Catalunya), els republicans Marta Rovira i Oriol Amorós, David Fernàndez (CUP), Jordi Cañas (C’S), Manuel Reyes (PP), i els regidors de Barcelona en Comú Janet Sanz i Agustí Colom, entre molts d’altres. També hi ha assistit l’ex Secretari General del PCC, Marià Pere, integrants dels moviments socials com el portaveu de la FAGC, Eugeni Rodríguez, i Arcadi Oliveres, així com els màxims representants de CCOO a Catalunya, Joan Carles Gallego, i d’UGT, Josep Maria Àlvarez. A continuació us oferim el discurs d’homenatge pronunciat a la cerimònia de comiat per part del Coordinador General d’EUiA, Joan Josep Nuet. Jordi Miralles era un revolucionari. De jove, a la joventut comunista, als Col·lectius de Joves Comunistes (CJC), dels que va ser Secretari General, i també al Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC), del que va ser membre del CC, Comitè Executiu i Director del setmanari Avant. Persona de profundes conviccions, va saber combinar com pocs la lluita revolucionaria de la classe treballadora catalana amb la d'emancipació nacional de Catalunya i sempre va saber mantenir unides aquestes dues reivindicacions de classe i de poble. Persona metòdica i organitzada, va ser exemple per amples generacions de militants comunistes que van aprendre amb ell la política del partit però també la constància organitzativa. Sabia treure el millor de la gent, fer-nos traspassar la frontera de la militància política com una forma d’entendre la vida. Va ser Coordinador General d’Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), diputat del Parlament de Catalunya i en els darrers temps regidor del municipi on residia, Castelldefels. No es només la seva important trajectòria política la que ens causa admiració, també la seva actitud conseqüent amb les idees del comunisme i el socialisme, amb les reivindicacions de les classes populars catalanes, que ell, com ningú, sabia que necessitaven constància i sobre tot, organització. No perdem només un camarada, un company, perdem una referencia de les esquerres catalanes i dels espais revolucionaris que va saber des de la Joventut Comunista organitzar la "Unitat de la Joventut" per passar al Partit i a EUiA a organitzar la "Unitat dels Treballadors" i la "Unitat de les Esquerres". Una referència imprescindible. Estic convençut que el millor que podem fer per mantenir viu el seu somriure és lluitar per allò que ell va lluitar i seguir organitzats en allò i per allò on ell va organitzar-se. La lluita continua, però, amic, camarada, et trobarem a faltar. Salut i República!

BLOC POLITIKON: Fins sempre, Jordi Miralles i Conte

BLOC POLITIKON: Fins sempre, Jordi Miralles i Conte: Dimecres ens va deixar Jordi Miralles i Conte. De la seva biografía pública, de la talla de la seva figura política en parlaran els lli...

POLINYA DE "TODOS/AS"

lunes, 21 de septiembre de 2015

El mite del PSUC


Gairebé dues dècades després de la seva dissolució, el PSUC continua sent invocat amb nostàlgia. En aquesta campanya electoral, el record del PSUC ha estat enaltit per diverses candidatures. Tothom reivindica ara el seu llegat i es pretén hereu de la seva tradició. Des del nostre humil punt de vista, la reivindicació del PSUC és en alguns casos un insult, en altres casos oportunisme i en el millor dels casos, un error benintencionat. 
Tal com passa amb tantes coses del passat, el PSUC ha estat idealitzat en la memòria d'un sector important de la societat catalana i aquesta mitificació impedeix sovint una anàlisi crític i constructiu del seu paper en la història del nostre país. 
Una breu i necessària història del PSUC


El Partit Socialista Unificat de Catalunya fou fundat el 23 de juliol de 1936 a la plaça del Pi de Barcelona, 5 dies després de l'alçament feixista que va iniciar la guerra. Fou resultat de la fusió de la Unió Socialista de Catalunya, del Partit Comunista de Catalunya, el Partit Català Proletari i la Federació Catalana del PSOE. El seu naixement va ser la resposta responsable d'un seguit de partits obrers marxistes a l'aliança reaccionària dels poders de l'Estat per acabar amb la 2a República Espanyola. No van voler participar d'aquest procés unitari altres forces marxistes com el Bloc Obrer i Camperol o l'Esquerra Comunista d'Andreu Nin, que mesos més tard acabarien fundant el POUM.

Fins la fundació del PSUC, el marxisme era minoritari a Catalunya, on l'anarquisme era hegemònic en la classe obrera. En plena guerra, el PSUC va créixer ràpidament i en pocs mesos va esdevenir una de les forces principals de la resistència antifeixista. A partir de 1937, el PSUC va entrar a formar part del govern de la Generalitat de Catalunya, en aliança amb ERC. El PSUC va ser la principal línia de defensa a Catalunya de la república democràtica. El PSUC va ser la via d'entrada de l'única ajuda internacional a la 2a República, provinent de la Unió Soviètica. El PSUC va ser l'impulsor de l'Exèrcit Popular, va liderar l'avantguarda en el front militar i va ser crucial en l'organització de la rereguarda a Barcelona. Tanmateix, la gran aliança de la burgesia catalana, espanyola i internacional amb el feixisme va acabar esclafant la 2a República. El PSUC fou derrotat al costat de la resta d'organitzacions que defensaven la democràcia.
Amb la caiguda de Barcelona, el gener de 1939, el PSUC organitzà la resistència clandestina i la lluita des de l'exili. Durant els 40 anys de dictadura feixista, el PSUC va ser, juntament amb el PCE a la resta de l'Estat, el principal partit de l'oposició al règim. Prohibit i perseguit, el PSUC va seguir creixent en la clandestinitat i organitzant la protecció dels refugiats gràcies al seu contacte amb les xarxes de solidaritat internacionalista comunistes. Des de l'exili, convençut que la lluita contra el feixisme era internacional, el PSUC es va implicar en la lluita contra el nazisme i aportà la seva experiència a la resistència, amb l'esperança que una victòria de la democràcia a Europa acabaria també amb el franquisme. Malgrat la victòria aliada a la 2a Guerra Mundial, les principals potències de l'Europa occidental van trair els seus compromisos amb la resistència democràtica antifranquista. Espanya passà a ser una dictadura tolerada pels EUA, França i el Regne Unit.
Fins a la darrera etapa del règim franquista, el PSUC va liderar la resistència a la dictadura a Catalunya. Milers de persones van continuar ingressant al partit, adquirint el compromís de la militància amb coneixement dels riscos personals que comportava, unides per la voluntat de democràcia i justícia. En la lluita contra el règim, el PSUC va fer seva la lluita nacional de Catalunya. La lluita per la llengua, la cultura i les institucions catalanes, perseguides per la dictadura, va ser integrada al discurs del partit, malgrat que, com a partit comunista, la base del PSUC era la classe treballadora de Barcelona i el cinturó industrial, una població majoritàriament immigrada per a la qual el català no era la llengua pròpia. Durant la darrera etapa del PSUC de la clandestinitat, figures intel·lectuals de la burgesia benestant catalana van ingressar al partit, al que percebien com a principal organització democràtica contra la dictadura. La coincidència del PSUC amb els moviments pacifistes contra la Guerra del Vietnam o amb les revoltes del Maig del 68 francès van fer possible que, malgrat la clandestinitat, el partit esdevingués un veritable partit de masses.
Els pactes que van donar lloc a la transformació del règim franquista en una monarquia parlamentària van debilitar el PSUC. Tot i el seu immens suport popular durant la darrera etapa de la dictadura, a les primeres eleccions al Parlament de Catalunya del 1980, el PSUC va ser la tercera força política més votada, amb prop de 600.000 escrutinis. Les eleccions del 1980 van marcar l'inici del declivi del PSUC. El partit es va veure abocat a un debat entre el sector comunista més ortodox i aquells que consideraven que el PSUC havia de renunciar a la seva essència per esdevenir un partit de caràcter socialdemòcrata o ecologista. El Vè Congrés del PSUC, el 1982, va portar a l'expulsió del sector marxista-leninista, liderat per un dels fundadors del PSUC del 1936, Pere Ardiaca. Aquella dolorosa ruptura va tenir un efecte desmoralitzador. Tot i l'oposició d'una important majoria de les bases obreres, en menys d'una dècada el PSUC va anar renunciant als seus postulats ideològics al mateix ritme que anava perdent influència al carrer. El procés va ser liderat per una direcció del PSUC que havia estat copada majoritàriament per aquells sectors de la burgesia intel·lectual que havien entrat en les darreres hores de la clandestinitat. L'any 1988, el PSUC va deixar de funcionar com a partit, en benefici d'una nova estructura electoral, Iniciativa per Catalunya. El 1997, el PSUC es va dissoldre definitivament en ICV.
L'insult, l'oportunisme i l'error de reivindicar el PSUC


Ara que està de moda reivindicar el PSUC, convindria precisar quin és el PSUC que es reivindica. Els qui reivindiquen el PSUC com a moviment democràtic de masses, punt de trobada de corrents polítics molt diferents al voltant d'un programa unitari, haurien de recordar que el PSUC era un partit comunista, de classe, revolucionari, un partit que aspirava a enderrocar la república burgesa i edificar una societat socialista. Els qui reivindiquen el PSUC pel seu paper integrador de la població immigrada, haurien de recordar que la immersió lingüística defensada i inventada pel PSUC, va anar sempre acompanyada d'una aferrissada defensa de l'escola pública i d'un atac al sistema d'escola concertada defensada per CiU. Els qui defensen al PSUC, com a moviment unitari de l'esquerra, haurien de recordar que el PSUC va perdre aquesta condició en el moment que va renunciar als postulats del socialisme revolucionari i a la representació de la classe treballadora de Catalunya.
No deixa de ser sorprenent que molts dels qui ara reivindiquen el PSUC, hagin estat en el passat ferms defensors de la seva dissolució i de la seva reconversió en una maquinària electoral minoritària. És molt simptomàtic que ara es reclami hereva del PSUC tota aquella Gauche Divine, benestant i conservadora, que va portar al PSUC a la seva desaparició. És absolutament insultant per a la memòria del moviment obrer català que s'invoqui el PSUC per a demanar el vot per Junts Pel Sí o que s'intenti justificar el caràcter transversal d'aquesta candidatura per la presència a les llistes o pel suport de destacats membres del PSUC. Raül Romeva, Muriel Casals, Oriol Bohigas, Borja de Riquer i Xavier Folch, mai han estat comunistes , encara menys persones treballadores, i tot el que han fet pel PSUC ha estat contribuir a fer-lo desaparèixer. La seva reivindicació del PSUC no és simplement hipòcrita sinó que és insultant per a la memòria de totes aquelles persones que van donar la vida en el PSUC pel socialisme.
Per la seva banda, provoca certa perplexitat que la CUP vulgui erigir-se com a hereva del PSUC. Des del PSAN al MDT, l'independentisme marxista sempre s'ha declarat hereu del POUM i, fins i tot ara, segueix actuant en conseqüència. Tal com va fer el POUM el 1936, a les eleccions del 2015 la CUP s'ha negat legítimament a participar en un front unitari amb les forces d'esquerres que han confluït al voltant de Catalunya Sí que es pot (EUiA, ICV, Podem i Equo), forces que són majoritàries a l'àrea metropolitana de Barcelona. Reproduint molts dels arguments utilitzats en el passat, la CUP ha preferit incidir en la divisió de l'esquerra i les seves bases han convertit aquesta campanya en un atac sistemàtic a Catalunya Sí que es pot (només cal donar una ullada a Twitter), en lloc de fer front comú contra les candidatures de la dreta. En una posició molt similar, també Procés Constituent va reivindicar-se com a hereu de l'esperit unitari del PSUC, per després desvincular-se de la confluència sota el pretext de la priorització estratègica del Procés Sobiranista. Tot sembla indicar que les reivindicacions del PSUC per part dels portaveus de la CUP i Procés Constituent, responen únicament a l'oportunisme.
L'única candidatura que tindria dret a reivindicar l'herència del PSUC amb propietat és la de Catalunya Sí que es pot, però en la nostra humil opinió, això és també un error. Hi tindria més dret que ningú perquè Catalunya Sí que es pot aplega gairebé tots els corrents de l'esquerra catalana escindits del PSUC, des de l'any 1982. Hi tindria més dret que ningú perquè Catalunya Sí que es pot ha aconseguit, amb encerts i amb errors, fer reviure l'esperit unitari dels moviments socials que fa temps va alimentar el PSUC. Hi tindria més dret que ningú perquè Catalunya Sí que es pot aplega en les seves llistes a les persones que estan a la primera línia de les lluites socials, en el moviment veïnal, en el moviment contra les retallades, per l'escola pública, per la salut pública, pels drets laborals, en defensa de la classe treballadora. Hi tindria més dret que ningú, perquè a Catalunya Sí que es pot és la candidatura unitària on participen els i les Comunistes de Catalunya, hereus indiscutibles del PSUC que, després de tot, era un partit comunista, agradi o no agradi.
Malgrat tenir-hi més dret que ningú, pensem que seria un error que Catalunya Sí que es pot reivindiqués l'herència del PSUC. Un error perquè, per desgràcia de la classe treballadora de Catalunya, el PSUC va perdre moltes de les seves batalles. Seria un error perquè Catalunya Sí que es pot no és un partit comunista com ho era el PSUC, sinó un nou espai de confluència de partits i moviments socials, un espai obert, no orgànic, de debat i actuació unitària, un espai d'Unitat Popular. Seria erroni perquè, a la llum dels successos històrics, allò que va fer del PSUC un partit que era alguna cosa més que un partit comunista, va ser el context d'una dictadura criminal i repressiva que s'ha transformat i ha evolucionat. El PSUC va ser un partit comunista de guerra i per a la resistència antifeixista, aquell temps ja ha passat.
Però reivindicar el PSUC, com a comunistes, ens sembla erroni en darrera instància perquè és un exercici de nostàlgia. Avui ja no necessitem aquell partit de resistència, el que necessitem és un partit per a l'ofensiva, un partit comunista cohesionat ideològicament, per a participar en la construcció de la Unitat Popular i d'un front democràtic i social. Avui el que necessitem és un partit de la classe treballadora, capaç d'aportar una anàlisi científic de la realitat, una avantguarda d'intel·ligència col·lectiva amb capacitat per elaborar i sostenir estratègies a llarg termini, per a invertir hegemonies. L'experiència del PSUC forma part de la història de la classe treballadora de Catalunya i no hauria de ser utilitzada gratuïtament, ni amb els millors propòsits. És la nostra opinió que cal mirar endavant i construir, amb entusiasme i sense melancolia, un nou futur.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Per la #RepúblicaCatalana i la #CatalunyaSocial


Crida de Comunistes de Catalunya a la Unitat Popular, en motiu de la commemoració de la Diada Nacional de l'11 de setembre de 2015.

Catalunya és una nació. Catalunya és un país europeu, amb una llengua i una cultura singulars, amb una innegable història mil·lenària i un daurat passat industrial, un país dotat de certes estructures pròpies d'un Estat modern, com un parlament, unes institucions de govern, uns tribunals de justícia i uns cossos policials. Des del 1978 fins al 2015, Catalunya ha gaudit de cert marge d'autonomia, per al desenvolupament de polítiques pròpies diferenciades. Un marge que mai ha estat suficient des de la perspectiva majoritària de Catalunya, en el marc d'un Estat Espanyol que arrossega greus mancances democràtiques. En aquests 37 anys d'autonomia, hem estats governats per Convergència 29 anys i només 8 anys per un govern tripartit d'esquerres format pel PSC, ERC i ICV-EUiA. Així mateix, en aquest període, Convergència ha donat suport a tots els governs espanyols que no han tingut majoria absoluta, suports que sempre ha justificat com a beneficiosos per al país. No sembla, per tant, agosarat de dir que Convergència és el partit polític que més ha determinat com és Catalunya avui dia.
Avui dia, com a economia, Catalunya s'aixeca sobre el turisme massiu i sobre un sector serveis d'escàs valor afegit, on juga un paper fonamental l'especulació immobiliària i patrimonial. Catalunya és el país d'Europa més desindustrialitzat en els darrers temps: el pes de la indústria en PIB nacional de Catalunya és avui dels més baixos de la UE. Catalunya és un dels països d'Europa amb un menor percentatge de població ocupada en indústria d'alt contingut tecnològic i un dels que presenten una major dependència del sector serveis a la celebració de fires i congressos. Catalunya és a la cua d'Europa en inversions a investigació i recerca. Catalunya és una de les nacions d'Europa amb més precarietat laboral, més atur i menor productivitat. Catalunya és un dels països amb un major percentatge de famílies amb tots els membres actius en situació d'atur i amb un major índex de persones en situació de pobresa. Catalunya és una de les nacions amb més desigualtats socials d'Europa: té un PIB superior a la mitjana però també una de les menors despeses socials per habitant. Catalunya és una de les nacions d'Europa amb un menor percentatge de treballadors públics per habitant i és model capdavanter en l'externalització de la gestió pública, amb un dels sistemes educatius i de salut amb més pes del sector privat de la UE. Catalunya és l'avantguarda de l'Europa continental en la privatització i copagament de serveis públics. Catalunya és el paradís neoliberal del sud d'Europa, una de les nacions amb un major deute públic, la major part del qual acumulat en els darrers anys.

Totes aquestes dades importants sobre Catalunya són certes i terribles, tanmateix no es tenen en consideració quan es parla de Catalunya, ni tan sols ara que ens trobem en plena campanya electoral. En els darrers anys, d'ençà de l'esclat de la crisi de 2008, el partit de govern ha desenvolupat un discurs essencialista i populista que fa responsable de tots els mals que pateix Catalunya a l'Estat Espanyol, un discurs abans exclusiu de determinats moviments independentistes força marginals. El posicionament de Convergència ha comportat una deriva populista en el conjunt d'organitzacions independentistes, que han renunciat als seus projectes estratègics, per sumar-se, més o menys directament, al tacticisme electoralista d'un Front Patriòtic liderat per Convergència: ERC ha renunciat a la vertebració d'una Esquerra Nacional, la CUP ha deixat aparcada l'estratègia d'Unitat Popular. Coincidint amb la pitjor crisi social de la història del nostre país, un sector important de l'esquerra catalana ha renunciat a qüestionar les polítiques neoliberals del govern català. El debat polític ha quedat reduït a l'exaltació patriòtica i l'argumentació simplista de dues concepcions nacionalistes reaccionàries: la de la dreta catalana i la de la dreta espanyola.

Els i les comunistes considerem que han estat les polítiques neoliberals impulsades a Catalunya per Convergència les principals responsables de la situació social del país. La Catalunya d'avui és la Catalunya que ha construït Convergència de la mà de Jordi Pujol i Artur Mas, en aliança amb el PP, el PSOE, sota el consentiment de la monarquia borbònica. La situació que vivim no té altres responsables. Per als i les comunistes, els problemes nacionals de Catalunya són per naturalesa problemes socials, que tenen com a causa primera les polítiques reaccionàries impulsades pels seus governs neoliberals i considerem un exercici d'hipocresia per part dels defensors del Front Patriòtic la negació d'aquesta realitat.
Comunistes de Catalunya compartim amb la majoria del poble del nostre país, l'aspiració de conquerir la sobirania. Una sobirania que, per a nosaltres, és indestriable de la igualtat d'oportunitats, la justícia social, la transparència en el govern, la solidaritat internacionalista i l'aprofundiment democràtic. Vivim un moment determinant per al futur del nostre país, enfrontem la fase final d'un cicle electoral que marcarà l'enfocament polític dels anys vinents. És el moment de decidir si Catalunya vol seguir sent el paradís neoliberal de turisme barat del sud d'Europa, model de desigualtat i injustícia, o si tenim la voluntat de capgirar la realitat i fer del nostre país un model de progrés, cooperació i redistribució igualitària de la riquesa.
Per això, aquest 11 de setembre més que mai, fem una crida a la Unitat Popular. Una Unitat Popular que ja s'ha començat a construir en les recents candidatures municipals que han recuperat les institucions locals per al poble a ciutats tan significatives com Barcelona o Badalona. Una Unitat Popular que ja s'ha començat a construir en la candidatura unitària Catalunya Sí que es pot, que a les eleccions vinents del 27s serà l'única en defensar un programa social. Una Unitat Popular que ha de superar la simple articulació de coalicions electorals per a esdevenir un veritable front comú dels moviments socials i democràtics de base. Una Unitat Popular que ha de ser capaç d'articular un únic projecte social i nacional en defensa dels interessos de la Classe Treballadora i el conjunt de classes populars, que són la immensa majoria de la ciutadania. Una Unitat Popular que, en definitiva, és necessària per a la consecució del procés constituent d'una República Catalana.
Comunistes de Catalunya cridem a la mobilització, per la República Catalana i la Catalunya social: Unitat Popular!
Barcelona, 10 de setembre de 2015
Comunistes de Catalunya

Secretariat

miércoles, 9 de septiembre de 2015

No hay alternativa

No hay alternativa

"There is no alternative", el eslogan atribuido a Margaret Thatcher en los años 80 del siglo pasado ha sido el mensaje transversal, permanente y repetido una y otra vez a lo largo de los últimos treinta años por el establishment occidental, también en España. Aplicando el principio del adagio latino "Gutta lapidem cavat non vi sed saepe cadendo" (La gota horada la piedra no por su fuerza sino por su constancia en la caída), el neoliberalismo ha mantenido, como un junco, ese lema en su actuación política.
En cualquier conflicto, crisis o tensión ese pensamiento ha impulsado toda la acción del sistema económico imperante: bajo la inflexibilidad, el mantenimiento de políticas o el desarrollo de otras encaminadas a cercenar derechos y libertades. Es la convicción (su convicción) de que se pone en marcha, en el caso de la derecha política y cultural, por coherencia con un nuevo modelo económico y social; y en el caso de la vencida y resignada socialdemocracia, porque no hay otra alternativa posible.
Desde el conflicto minero a principios de los años 80, que retratan de manera emocionante películas como Billy Elliot o más recientemente Pride, hasta las movilizaciones acaecidas en Grecia o España en estos últimos años, el neoliberalismo ha mantenido ese eslogan manido de forma inflexible.
Y ahí siguen (no hay más que escuchar a los ministros del Gobierno de Rajoy): con una inexorable ruta puesta en marcha de forma sólida, constante, dirigida a un modelo y una fase nueva del capitalismo en el mundo occidental y con voluntad totalizadora universal. El acuerdo del TTIP, del TISA o la reorganización de la OTAN como brazo ejecutor de un nuevo orden mundial son reflejo de acciones de gran coherencia organizativa para empujar a ese nuevo modelo. Concretado en España, asistimos a un proceso de recomposición del bipartidismo como forma de expresión política de un modelo que pretende salir reforzado –modificado lampedusianamente- tras las próximas elecciones generales. El régimen busca su reforma; nosotros buscamos la ruptura.
En este contexto, pensar que podemos embridar al capitalismo y sus monopolios, el sistema financiero o el IBEX35, con una acción institucional que tenga en el BOE su sostén de expresión no basta. En Grecia se ha revelado como un dilema –propio de quienes lo plasmaron en sus tragedias en la antigüedad clásica- la ingenuidad de pensar que un país con el 1,2% del PIB de la Unión Europea podría negociar en igualdad de condiciones con la Troika. La experiencia griega nos debe impulsar a elevar un principio de solidaridad –el aislamiento político, de ausencia de gobiernos amigos, fue fundamental en la humillación al pueblo griego- y también de responsabilidad, pues si queremos construir una alternativa, esta debe construirse desde la alianza de futuros gobiernos amigos.
Nuestro país, con más 45 millones de habitantes y casi el 13% del PIB de la Unión, puede ser determinante en la reordenación de las prioridades europeas. Por eso se revela fundamental. Así lo vimos desde 2008 en Izquierda Unida y apostamos por la construcción de un amplio bloque social y político que se dote de un referente electoral para ganar las elecciones: 176 diputados y una amplia organización de clase, del mundo del trabajo y de los sectores populares.
IU es insuficiente para esta tarea, pero es una parte imprescindible para dotar de discurso de clase –no sólo vinculado a opciones de radicalidad democrática- la encarnación de un proyecto de ruptura con las políticas de estos últimos años. Porque de eso se trata: frente a un intento de espectacularización también de la política, que reduce el debate de la Unidad Popular a presuntas renuncias o a una clave simplista y facilona de identidad corporativa, situamos el campo de acción política en torno a la construcción de candidaturas unitarias que reflejen un programa de gobierno en clave de cambio constitucional, en el que traducir las nuevas prioridades a favor de la mayoría social; en clave de radicalidad democrática -se hace necesario un pensamiento que vaya a la raíz del problema-; y en clave social y política. El intento de reformar la Constitución del 78 a través de una lectura reaccionaria y refundadora del bipartidismo se revelará imposible si hay un bloque que haga frente a ese "reseteamiento" del sistema.
¿Es esto la Unidad Popular? Es evidente que no y que no estamos cerca de construirla. Estamos aún lejos de conformar la unidad del pueblo para conseguir de forma colectiva una vida digna. Pero es igualmente evidente que una candidatura unitaria en estas elecciones dará un salto formidable en esa construcción.
Se trata de aglutinar el voto y transformarlo en poder político, de cientos de miles, de millones de personas que han participado a lo largo de estos años – de forma cohesionada y unitaria- en las movilizaciones, mareas, plataformas contra el paro, la precariedad, los recortes, el pago de la deuda, el TTIP, el derecho al aborto, la libertad sindical, ciudadana o política frente al recorte incesante de derechos.
Tenemos una oportunidad para convertir la marea de indignación en una marea de esperanza si damos forma a un instrumento electoral que dé unidad a las fuerzas políticas –y no políticas - implicadas y comprometidas en ese cambio. El bipartidismo trata de recomponerse: el político-electoral, pero también el mediático –una vez recompuesto el financiero y del gran empresariado. Tenemos una oportunidad histórica ante la que debemos saber que habrá obstáculos objetivos por parte de los sectores que dinamitarán este intento en tanto ven en él una amenaza real a sus intereses; y obstáculos subjetivos dados por los propios agentes llamados a formar parte del cambio.
Por eso apelamos a la generosidad y a la flexibilidad en la organización de estos espacios, pero a la firmeza del programa y de la estrategia, es decir: modificar cuanto haga falta los instrumentos para que se adapten a las necesidades del cambio pero sin concesiones ideológicas; con un programa al servicio de las clases populares, una estrategia desde la participación sincera, la organización popular, la honestidad política y la visión global de una ambición: el cambio real en nuestro país.

¿Capitulación?

Es un reto formidable, donde desde Izquierda Unida ponemos tesón y mucha convicción política, sin caer en las provocaciones de quienes intentan construir una capitulación política ante otros actores: se equivocan quienes tienen la tentación de situar la esperanzadora construcción de una lista unitaria – pesadilla, dicho sea de paso, para el Partido Popular y para el PSOE - en una suerte de derrota organizativa.
Ni IU en Andalucía, ni en el resto del país, va a diluir ni trocear su organización, ni su programa, ni su aspiración histórica a contribuir a un cambio real en nuestro país, complejo, poliédrico y de múltiples resistencias. Somos conscientes de que la suma en política, a diferencia de las matemáticas, multiplica e IU quiere contribuir a que esa suma se convierta en una efecto de esperanza y de percepción de que se puede, de que no ha habido mejor oportunidad que ahora para esa transformación. En espacios unitarios, sin duda; en el respeto a las partes, también. En ese esfuerzo nos dejaremos la piel. Vale la pena. Porque, en el campo de la izquierda, no hay alternativa… a la Unidad Popular.